Adel El Zabayar: El exdiputado chavista acusado de narcoterrorismo que reta a los Estados Unidos

Según el acusado, EE. UU.  lo denunció como narcoterrorista y lo incluyó en la lista de “narco funcionarios” venezolanos, “en su afán por reducir la influencia de quienes denuncian los desmanes que hacen al mundo”.

Redacción ┊ Maibort Petit

El exdiputado a la Asamblea Nacional al por el PSUV, Adel El Zabayar, acusado de narcoterrorista, narcotráfico y posesión de armas y dispositivos destructivos, retó a la administración de los Estados Unidos a demostrar sus acusaciones bajo la tutela de la ONU y ofreció entregarse a cambio de que el gobierno estadounidense retire las sanciones contra Venezuela.

El fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey S. Berman, conjuntamente con el Administrador Interino de la Administración de Control de Drogas (DEA), Timothy J. Shea, presentaron ante la corte federal de Manhattan una acusación contra el exdiputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, Adel El Zabayar, de presuntamente participar en una conspiración de narcoterrorismo, en una conspiración de importación de cocaína, así como por uso y posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos, todo basado en su apoyo al Cartel de Los Soles y a las organizaciones terroristas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Hezbolá y Hamas.

Cuando conoció acerca de la acusación en su contra, Adel El Zabayar, quien es presidente de la Federación de Asociaciones y Entidades Árabes de Venezuela, retó al Departamento de Justicia a que le pagara el pasaje de ida y vuelta a los Estados Unidos y con los gastos pagos para que presenten su acusación bajo tutela de la Organización de Naciones Unidas (ONU). “Sino báñese con sus infamias”, expresó en Twitter.

Agregó que “Es un honor que los grandes enemigos de mi patria natal Venezuela y ancestral Siria, me tengan mucha arrechera inventando tanta injuria. Quiere decir que lo estamos haciendo bien. Sigamos adelante, Siria y Venezuela vencerán”.

Aseguró que las acciones en su contra por parte de EE. UU, son en represalia por haber acusado al gobierno de ese país norteamericano de promover la producción de drogas en Afganistán. “He señalado al gobierno norteamericano como el principal promotor de la producción de droga en Afganistán y el principal distribuidor de la heroína de Afganistán a través de sus bases militares en Europa”[1].

Y si bien la ONU no fijó posición al respecto, la secretaría general de la Organización de Estados Americano (OEA), se pronunció a través de un comunicado de prensa en el que expresó que “Una vez más, sale a la superficie evidencia acerca del involucramiento del régimen fundamentalista de Irán con la dictadura de Maduro en alianza con organizaciones terroristas regionales y extra-regionales. Esto es especialmente preocupante a la luz de la presencia creciente de barcos iraníes en Venezuela y el Mar Caribe. La dictadura venezolana es responsable por coludir con estas entidades criminales”.

La secretaría general de la OEA acusó a Teherán de ser una amenaza para “la paz y la seguridad en el Hemisferio Occidental”, al apoyar a grupos terroristas y sus fuentes de financiamiento del narcotráfico, las cuales “desestabilizan la región y nuestras democracias. Albergando estas organizaciones criminales, el régimen de Maduro es cómplice de sus crímenes”.

Finalmente, la “Secretaría General de la OEA llama a los gobiernos de la región a permanecer alertas ante esta grave situación”[2].

El pasado 22 de junio, Adel El Zabayar, aseguró que aceptaría entregarse a los Estados Unidos si el gobierno de Washington levanta las sanciones que ha impuesto a las empresas estatales de Venezuela.

Entregarse, según El Sabayar, es una propuesta que le formuló EE. UU. en privado, pero que él quiso hacer pública: “Acepto si el gobierno de EEUU se compromete a levantar todas las sanciones contra Venezuela a cambio de entregarme a mis verdugos de EEUU a quienes acusó como los verdaderos narcoterroristas. Mi vida no es nada por la sagrada patria”[3].

En su criterio, el gobierno estadounidense lo denunció como narcoterrorista y lo incluyó en la lista de “narco funcionarios” venezolanos, “en su afán por reducir la influencia de quienes denuncian los desmanes que hacen al mundo”.

El Zabayar durante su gestión como diputado, su papel principal fue estrechar vínculos internacionales con Rusia y los países del mundo árabe. “Durante 15 años en la Asamblea Nacional trabajé las relaciones con Rusia, Bielorrusia, Irán y otros países aliados. De resultar elegido nuevamente en la Asamblea Nacional, la tarea principal sería fortalecer las alianzas internacionales. Volver al trabajo que se hizo, por ejemplo, desde la Interparlamentaria Mundial, donde Venezuela ejercía la vocería del grupo latinoamericano y el Caribe de la Comisión de Seguridad y Paz, porque éramos el único país que se atrevía a decirle la verdad al gobierno de los Estados Unidos”.

Refirió la denuncia de parlamentarios europeos en contra de la ruta del mercado de heroína desde Afganistán hasta Europa, la cual se facilita, supuestamente, a través de bases militares estadounidenses en ese país. “Las mafias de Estados Unidos, representadas en los carteles de Nueva York, Miami y Los Ángeles, son los que dirigen el negocio de las drogas en Estados Unidos, y comparten con el cartel de Gran Bretaña, la distribución y comercio en territorio europeo (…) Esas denuncias no la inventamos nosotros los venezolanos. Vino de parlamentarios europeos y latinoamericanos. Nosotros sólo servimos de vocería”[4].

El presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado, Juan Guaidó, comparó las acusaciones contra El Zabayar con las que el gobierno de Nicolás Maduro ha lanzado contra su partido Voluntad Popular y advirtió que solamente se está procurando generar miedo. “Acusar de terrorismo a un partido político (en referencia a Voluntad Popular) en Venezuela simplemente responde a generar miedo en los partidos políticos y generar confusión en la opinión pública internacional, eso tiene que ver con que el ex diputado del Psuv, (Adel) El Zabayar, tiene vínculos con el terrorismo en el mundo, que financian células de terror que han captado en Hezbolá y Hamás, que tienen vínculos con el narcotráfico; eso no van a poder ocultarlo, están denunciados a nivel internacional, tienen causas pendientes con la justicia”[5].

Se advirtió que “las graves acusaciones del Departamento de Justicia confirman las denuncias que desde la Asamblea Nacional y el Gobierno Legítimo habíamos realizado al respecto, indicando los profundos vínculos que unen a la dictadura narcoterrorista que hoy usurpa el poder en Venezuela con grupos que representan las mayores amenazas para la estabilidad de la región a través del terrorismo, el tráfico de armas y el narcotráfico”[6].

La acusación

El caso, identificado con el código 20 MAG 5469, señala que Adel El Zabayar, desde 1999 hasta 2020, de participar en una conspiración de narcoterrorismo; conspirar para importar cocaína; posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos; conspirar para cometer el delito de tráfico de drogas usando  armas de fuego, incluidas ametralladoras.

Todo ello en violación el Título 21, Código de los Estados Unidos, Sección 960; el del Título 21, Código de los Estados Unidos, Secciones 959 (a) y 960 (a) (3); el Título 18, Código de los Estados Unidos, Secciones 924 (c) (1) (A), 924 (c) (1) (B) (ii), 3238 y 2; el Título 18, Código de los Estados Unidos, Secciones 924 (c) (1) (A) (i) y 924 (c) (1) (B) (ii).

La acusación refiere que desde o alrededor de 2006, la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York y la Unidad de Investigaciones Bilaterales de la División de Operaciones Especiales de la DEA han estado investigando a funcionarios públicos de alto rango en Venezuela y otros lugares que han participado, entre otras cosas, en actividades de narcoterrorismo, tráfico de drogas a gran escala y delitos relacionados con la importación de cocaína a los Estados Unidos.

La investigación da cuenta de miembros de un cártel de narcotráfico patrocinado por el estado venezolano conocido como el “Cártel de Los Soles”, el cual incluye al expresidente venezolano, Nicolás Maduro Moros, quienes durante más de dos décadas han trabajado con las FARC y otros grupos terroristas para enriquecerse a través del narcotráfico y usar la cocaína como arma contra los Estados Unidos.

El acusado, Adel El Zabayar, fue diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela y es miembro del Cártel de Los Soles y, como tal, ha participado en negociaciones de armas por cocaína con las FARC, ha obtenido lanzacohetes antitanques de Oriente Medio para las FARC como pago parcial por cocaína y ha reclutado terroristas de Hezbollah y Hamas, con el propósito de ayudar a planificar y organizar ataques contra los intereses de los Estados Unidos. El Zabayar también actuó como enlace entre el gobierno venezolano y el presidente sirio, Bashar Hafez al-Assad, luchó en Siria en nombre de las fuerzas respaldadas por Hezbollah de Assad en o cerca de 2013, y apareció en al menos dos entrevistas publicadas por Al Manar, el brazo de propaganda designado por terroristas de Hezbollah, en o alrededor de 2013 y 2014.

El Cartel de los Soles

El agente especial de la DEA, Matthew S. Passmore, en su declaración jurada indica que la investigación desarrollada permitió conocer que desde 1999 hasta 2020, el Cartel de Los Soles estuvo compuesto por funcionarios venezolanos de alto rango que abusaron del pueblo venezolano y corrompieron las instituciones legítimas de Venezuela, incluidas partes del ejército, aparato de inteligencia, legislatura y el poder judicial para facilitar la importación de toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Asimismo, informa que el expresidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, y actual líder de facto del país, Diosdado Cabello Rondón, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, así como Hugo Armando Carvajal Barrios, exjefe de la agencia de inteligencia militar de Venezuela, han desempeñado roles de liderazgo en el Cártel de los Soles.

Subraya que, bajo el liderazgo de Maduro Moros, Cabello Rondón, Carvajal Barrios y otros, el Cártel de Los Soles buscó, no solo enriquecer a sus miembros y mejorar su poder, sino también “inundar” a los Estados Unidos con cocaína y causar efectos adictivos en los usuarios de este país. Advierte que, mientras que la mayoría de las organizaciones de narcotráfico en América del Sur y Central han procurado retirarse de sus roles en la importación de narcóticos a los Estados Unidos en un esfuerzo por evitar el enjuiciamiento este país, el Cártel de Los Soles, bajo el liderazgo de Maduro Moros, Cabello Rondón, Carvajal Barrios y otros, priorizaron el uso de cocaína como arma contra EE. UU.

La conspiración del narcoterrorismo

En la acusación se indica que para lograr el objetivo de “inundar” a los Estados Unidos con cocaína y otros objetivos, el Cártel de Los Soles, incluidos Maduro Moros, Cabello Rondón, Carvajal Barrios, Adel El zabayar y otros, conspiraron y buscaron el apoyo de FARC, Hezbollah y Hamas.

Maduro Moros, Cabello Rondón, Carvajal Barrios y otros miembros del Cártel de Los Soles negociaron envíos de toneladas múltiples de cocaína producida por las FARC y ordenaron el suministro de armas de grado militar a la organización terrorista. Asimismo, coordinaron con Honduras y otros países la facilitación de drogas a gran escala y solicitaron la asistencia del liderazgo de las FARC para capacitar a un grupo de milicianos como una unidad de las fuerzas armadas para el Cartel de Los Soles.

Alrededor de 2006, el Cartel de Los Soles  envió 5,6 toneladas de cocaína desde Venezuela en un avión DC-9 con un número de registro de los Estados Unidos. Cabello Rondón y Carvajal Barrios coordinaron el envío. El avión partió desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Maiquetía, y aterrizó en el Aeropuerto de Ciudad del Carmen en Campeche, México, donde las autoridades mexicanas confiscaron la droga.

En 2009, Carvajal Barrios y Tareck Zaidan El Aissami Maddah, que en ese momento era un funcionario superior en el Ministerio del Interior y Justicia de Venezuela —actual misnistro de petróelo queestá acusado en EE. UU. de conspirar para cometer lavado de dinero y violar la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia, el Reglamento de Sanciones de Venezuela, la Ley de Designación de Narcóticos Extranjeros y el Reglamento de la Ley Kingpin—,  viajaron a Irán y Siria en nombre de Hugo Chávez y se reunieron con Ghazi Nasr al Din y un agente de Hezbolá. El Aissami propuso que el personal de Hezbolá viajara a Venezuela para trabajar con las FARC. Hezbolá le dio tres rifles a El Aissami durante el viaje y este le dio una de estas armas a Carvajal.

En 2009, Hugo Chávez visitó el Medio Oriente, incluyendo Siria e Irán, con una delegación que incluyó al acusado, Adel El Zabayar. La acusación muestra una fotografía en la que el demandado estrecha la mano a Chávez junto a al-Assad durante el viaje.

Adel El Zabayar

Alrededor de 2011, el acusado Adel El Zabayar fue entrevistado por el componente de propaganda terrorista Al Manar de Hezbollah. También en o alrededor de 2011, una cuenta de YouTube a su nombre publicó la entrevista.

Adel El Zabayar

El agente de la DEA refiere que en la entrevista, el demandado dijo que “(i) es importante apoyar al régimen de Assad para contrarrestar el ‘lobby sionista global’ que influye en los Estados Unidos; (ii) los ataques del 11 de septiembre de 2001 fueron planeados por ‘sionistas’ para iniciar un conflicto global; y (iii) Hizballah debería ser elogiado por derrotar a Israel en el Medio Oriente . Sé, en base a mi entrenamiento y experiencia, que el término ‘sionista’ se utiliza para referirse a un seguidor del sionismo, un movimiento que abogó por el establecimiento y el desarrollo del estado de Israel, y que el término sionista a veces es usado como un término despectivo por los enemigos de Israel”.

En septiembre de 2013, meses después de que Maduro Moros asumiera la presidencia venezolana, el Cartel de Los Soles envió 1.3 toneladas de cocaína en un vuelo comercial desde el aeropuerto de Maiquetía al aeropuerto de París-Charles de Gaulle y las autoridades francesas confiscaron la droga. Tras la incautación, Maduro Moros canceló un viaje para asistir a una sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, argumentando que había sido amenazado de muerte. En Venezuela, Maduro convocó una reunión con Cabello Rondón y Carvajal en la que les dijo, en sustancia y en parte, que no deberían haber usado el aeropuerto de Maiquetía para el tráfico de drogas después de la incautación de 2006 en México, y que el Cartel de Los Soles debería usar sus otras rutas y lugares para despachar cocaína.

En agosto de 2013, Adel El Zabayar se despidió de su cargo en la Asamblea Nacional de Venezuela con el expreso propósito de viajar a Siria para luchar con los partidarios del régimen de Assad en la guerra civil. Aproximadamente un mes después, una fotografía lo muestra con otros dos hombres en Siria, sosteniendo lo que parece ser un AK-47:

Adel El Zabayar
El Zabayar

En septiembre de 2013, Nicolás Maduro Moros durante un discurso describió a Adel El Zabayar como un “amigo cercano”, mostró la anterior fotografía y lo elogió  por luchar en Siria en nombre de el régimen de Assad. También en septiembre de 2013, Maduro en su cuenta de Twitter retuiteó una publicación del acusado: “Este es uno de los frentes de batalla. La última trinchera está detrás de nosotros. Feroces batallas se libraron aquí hace días”. En la imagen que acompañó el mensaje sale El zabayar (en un círculo) y otros en Siria con lo que parecen ser AK-47:

Adel El Zabayar

El 4 de octubre de 2013, la cuenta de YouTube de Zabayar publicó un video, cuya imagen fija se muestra a un individuo disparando un lanzacohetes propulsado por cohete (en un círculo). La leyenda del video rezaba: “El diputado Adel El Zabayar disparando un misil RPG7” y agregó: “En entrenamiento con las brigadas de resistencia sirias contra el imperio” .

Adel El Zabayar regresó a la Asamblea Nacional donde lo recibieron con una ovación de pie.

En 2014, el componente de propaganda terrorista de Al Manar de Hizballah entrevistó al acusado y este dijo que la “conspiración sionista original” había “financiado a Hitler” antes de la Segunda Guerra Mundial.

La siguiente es una imagen fija de la entrevista con el logotipo de Al Manar:

Adel El Zabayar

En 2015, Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de Cilia Flores y de Maduro Moros, acordaron durante reuniones grabadas con fuentes confidenciales de la DEA enviar despachos de cocaína de varios cientos de kilogramos desde el hangar presidencial. En las grabaciones  los primos Flores explicaron que estaban en “guerra” con los Estados Unidos, describieron el Cartel de Los Soles, discutieron una conexión con un “comandante de las FARC” que estaba “supuestamente en el alto rango”, e indicaron que estaban tratando de recaudar USD 20 millones en ingresos por drogas para apoyar una campaña electoral de la Primera Dama de Venezuela.

El Zabayar obtuvo lanzacohetes para las FARC y terroristas reclutados en fomento de la conspiración.

En su declaración jurada, Matthew S. Passmore narra que en sus conversaciones con agentes de la ley y fuentes confidenciales (CS-1), así como en documentos, estableció que el acusado, es de ascendencia siria y está estrechamente relacionado con varios miembros del Cártel de Los Soles, incluidos Maduro Moros, Cabello Rondón y El Aissami.

Asimismo, en 2014, CS-1 estuvo presente en aproximadamente tres reuniones celebradas en la oficina privada de Cabello Rondón en Fuerte Tiuna, donde estaban este, El Zabayar, El Aissami. Allí, Diosdado Cabello ordenó a Adel El Zabayar que viajara a Siria y Palestina para “(i) obtener armas y (ii) reclutar miembros de Hezbollah y Hamas para entrenar en campos de entrenamiento clandestinos ubicados en Venezuela (…) [con] el propósito de (…)  crear una gran célula terrorista capaz de atacar los intereses de los Estados Unidos en nombre del Cártel de Los Soles”.

Mientras el acusado estaba en el Medio Oriente, Nicolás Maduro Moros y El Zabayar hablaron en una llamada que CS-1 escuchó porque el entonces presidente venezolano felicitó al demandado por su trabajo en la lucha contra los Estados Unidos en el Medio Oriente. CS-1 lo entendió como una referencia a El Zabayar que viajaba a Siria y Palestina para obtener armas y reclutar terroristas para el Cártel de Los Soles.

Después de varios meses en el Medio Oriente, El Zabayar regresó a Venezuela en 2014. Aproximadamente una semana después, Cabello Rondón y CS-1 fueron al hangar presidencial del aeropuerto de Maiquetía y recibieron un avión de carga libanés que estaba lleno de armas, incluidos lanzadores de granadas propulsadas por cohetes, AK-103 y rifles de francotirador, que Adel El Zabayar había obtenido, tal como se lo había ordenado Cabello Rondón.

Más tarde, también en 2014, CS-1 presenció en el Palacio de Miraflores una reunión a la que asistieron, entre otros, Maduro Moros, Cabello Rondón, El Aissami y El Zabayar, quienes discutieron, entre otras cosas, y en sustancia y en parte, organizar una reunión entre los líderes de las FARC y los líderes de Hezbollah y Hamas.

En 2014, Adel El Zabayar publicó varios mensajes en su cuenta de Twitter, para expresar su apoyo a Hamas, entre ellos: Uno publicado el 21 de agosto que decía que un “líder de Hamas” había sido “asesinado” por Israel. En otra publicación en la misma fecha, se refirió a uno de los “líderes mártires de HAMAS” y su “búsqueda de la LIBERTAD”.

El agente de la DEA que llevó la investigación, dijo que su revisión del material de código abierto, lo llevó a conocer que el 21 de agosto de 2014, Israel realizó un ataque aéreo en Gaza que mató a tres miembros de alto rango de las Brigadas Izz al-Din al Qassam, que, como se señaló anteriormente, es un componente armado de Hamas que ha llevado a cabo atentados suicidas contra objetivos civiles dentro de Israel.

También el 21 de agosto de 2014, Adel El Zabayar publicó un mensaje que decía: “Te estamos advirtiendo. Mientras se llevaban a cabo negociaciones en Egipto, hubo una gran conspiración CONTINUA PARA PODER localizar a DAIF, el líder de la rama militar de HAMAS Y ASESINARLO”. El agente de la DEA precisa que el 20 de agosto de 2014, luego de un período de conversaciones de paz entre Israel y Hamas en Egipto, Hamas afirmó que Israel intentó asesinar a Mohammed Deif, el principal comandante del Izz al-Din al Qassam Brigadas.

El agente de la DEA, Matthew S. Passmore, dijo que sus averiguaciones y testimonios de otra fuente confidencial CS-2 le permitieron conocer que en 2014, esta fuente se reunió con el acusado, con Diosdado Cabello y otros en Venezuela, y allí Cabello Rondón dijo que tenía que dar las armas de las FARC como pago parcial por la cocaína que habían proporcionado al Cartel de Los Soles. Puntualizó que las FARC querían AT 4 (lanzadores de cohetes antitanque) además de AK-47, pero que no había podido  obtener los primeros en Venezuela, por lo que El Zabayar acordó obtenerlos con sus contactos en el Medio Oriente.

En 2014, CS-2 estuvo presente en una reunión en una base militar en Guárico, con Adelal El Sabayar, Diosdado Cabello Rondón, otros oficiales militares venezolanos y un representante de las FARC y en el encuentro Cabello Rondón señaló a dos camiones estacionados cerca que contenían armas como un pago parcial a las FARC por el “caramelo”, que CS-2 entendió que era una referencia a la cocaína que habían proporcionado al Cartel de Los Soles. Después de la reunión, Cabello Rondón le dijo a otro funcionario en presencia de CS-2 que uno de los camiones contenía AT4 y AK-47, mientras que el otro camión contenía AK-47 y municiones.

Después el acusado publicó en su cuenta en Facebook una fotografía que lo mostraba en la citada base militar, arrodillado frente a un avión de combate.

Adel El Zabayar

CS-2 también obtuvo una fotografía que muestra a El Zabayar  (izquierda), a Maduro Moros (derecha) y  ala Primera Dama de Venezuela (centro).

Adel El Zabayar

Finalmente, Matthew S. Passmore, manifiesta que de acuerdo a su investigación, su experticia y los datos obtenidos de sus conversaciones con otros agentes de la ley, los AK-47 y AK-103 están diseñados para disparar, o pueden restaurarse fácilmente para disparar, automáticamente, más de un disparo, sin recarga manual, por una sola función del disparador. También que los AT4 y los lanzagranadas propulsados por cohetes están diseñados para tener un cohete con una carga propulsora de más de cuatro onzas.

Matthew S. Passmore solicitó a la Corte del Distrito Sur de Nueva York que se emita una orden de arresto contra Adel El Zabayar, el acusado, y que sea encarcelado o rescatado, según sea el caso.


[1] El Nacional “La reacción del exdiputado chavista Adel el Zabayar al conocer que EE UU lo acusó por narcoterrorismo”. 27 de mayo de 2020. 

[2] OEA. “Declaración de la Secretaría General de OEA sobre la acusación contra Adel El Zabayar”.  29 de mayo de 2020.

[3] Tal Cual. “Exdiputado El Zabayar: Yo me entrego si EEUU levanta las sanciones contra Venezuela”. 22 de junio de 2020. 

[4] Redradiove. “Adel El Zabayar: “éramos el único país que se atrevía a decirle la verdad a EE.UU.” (+Entrevista)”. 20 de junio de 2020. 

[5] Asamblea Nacional de Venezuela. “Guaidó: No hay ninguna sentencia, sino una acción política derivada de un grupo de abogados disfrazados de TSJ”. 28 de mayo de 2020.

[6] Punto de Corte. “(Comunicado) Administración de Guaidó, sobre acusación penal de EEUU contra el exdiputado Adel El Zabayar”. 28 de mayo de 2020.


TE RECOMENDAMOS

¿Y LA AYUDA HUMANITARIA? LESTER TOLEDO VS. LAS DENUNClAS | SIN/FILTROS E16

SÍGUEME PARA MÁS CONTENIDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.