Defensa del Chapo llama “escoria y animales” a los testigos cooperantes que testificaron contra Guzmán

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los 14  testigos cooperantes que testificaron en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán eran algo peor que unos mentirosos, según explicó el abogado de la defensa Jeffrey Lichtman, sino que además los calificó como un muestrario de animales, escocía e inclusive hasta lunáticos egoístas capaces de hacer cualquier cosa para beneficiarse. 

Lichtman se paró frente al jurado para lanzar los últimos dardos contra los gobiernos de los Estados Unidos, de México y contra los fiscales, agentes de la DEA y todos aquellos que habrían de alguna manera participado en la creación del mito llamado “El Chapo” Guzmán. 

El abogado defensor de Guzmán acostumbra a realizar los cierres de los juicios con una sobredosis de drama que buscar despertar las emociones de los jurados. Durante los argumentos de cierre, Lichtman quebró al voz cuando pedía que su cliente no fuera condenado, ya que era una víctima de una especie de conspiración del gobierno corrupto de México, donde todos los políticos, fiscales, militares y policías forman parte de una red que recibe sobornos de Ismael “el Mayo” Zambada, (supuesto socio de Guzman en el cártel de Sinaloa) para recibir protección para realizar sus actividades criminales y nunca ser arrestado. 
La puesta en escena de Lichtman duró más de cuatro horas y en ese tiempo usó todos las herramientas posibles para poner en duda las montaña de evidencias presentadas por el gobierno para sustentar el caso de narcotráfico contra su cliente.

Repitiendo la estrategia de la apertura del juicio, Lichtman se basó en la descalificación de los testigos, y acusaciones contra los fiscales que según resaltó presentaron durante 11 semanas puras mentiras y mentirosos.

El abogado acusó al gobierno de Estados Unidos se hacer cualquier cosa para acabar con Guzmán, y nada para arrestar al Mayo quien es el verdadero líder del cártel de Sinaloa, según Lichtman.

El Mayo, dijo el defensor, es un hombre violento, que se ha enriquecido con las actividades criminales del cártel sinaloense, es el cerebro violento y “Guzmán es apenas el hombre que cayó”.

Sostuvo que el gobierno estadounidense paga USD 5.000.000,00 como premio para arrestar al Mayo pero tienen su número de teléfono, sus coordenadas y no pueden encontrarlo “, dijo Lichtman al referirse al testimonio del hijo del referido narcotraficante Vicente Zambada quien dijo quien aseguró que cuando acordó cooperar con el gobierno, los agentes de la cárcel donde se encontraba lo había llevado a la media noche a conversar con su padre, para que le pidiera que se entregara a las autoridades.

Lichtman comentó que el Chapo fue “el conejo que las autoridades mexicanas han estado persiguiendo en beneficio de Mayo durante años”. En realidad, argumentó Lichtman, Guzmán estaba endeudado y lejos de ser el líder del cártel se convirtió en el mito, ya que estaba en los medios, y luego de los dos escapes de s prisiones mexicanas, se había hecho notorio, mientras. mientras que Zambada operaba “en las sombras”.

Aunque había una moción para evitar presentar especulaciones, Lichtman reiteró que fue el Mayo Zambada y no el Chapo Guzmán quien había pagado un soborno de $ 100 millones al entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Sostuvo que el Mayo sobornó a todos, desde “policías golpeados hasta presidentes”, y por esa razón nunca ha sido arrestado.

¿Por qué Guzmán, quien estaba escondido y endeudado, pagaría dinero que no tenía a un presidente que terminaría arrestándolo y mandándolo a los Estados Unidos para enfrentar el juicio?, preguntó.

Luego de arremeter contra el gobierno estadounidense, mexicano y contra el Mayo, Lichtman de dedicó  tiempo a revisar los testimonios de los hermanos Alex y Jorge Cifuentes Villa, colaboradores y ex asociados de Guzmán.

Volvió a retomar el testimonio de Jorge Cifuentes donde este señalaba que en 2010 se había reunido con un supuesto oficial de inteligencia norteamericano quien le habría mostrado evidencias y los cargos de una investigación que estaba siendo realizada en Estados Unidos.

Lichtman se burló del testigo Alex Cifuentes, quien sostuvo que en una oportunidad había encargado camisetas y gorras con la frase “Cartel de Sinaloa”. El abogado preguntó cómo los jurados podían creer a alguien con una historia tan absurda y ridiculizándose se pregunta ¿quién, quién podría creerlo?. Los jurados, Guzmán y su esposa Emma Coronel se rieron por un momento.

Las únicas verdades que habrían dicho los testigos, según Lichtman fue cuando Alex Cifuentes aseguró que Guzmán estaba endeudado por USD 20.000.000,00 entre los años 2007-2013. La otra verdad la dijo el testigo y ex piloto del Chapo, Isaías Valdez quien testificó que en una oportunidad el acusado no tenía dinero para pagar los salarios de todos sus empleados. Del resto, los testigos son unos mentirosos y lo que dijeron son puras mentiras creadas por los fiscales para sustentar la acusación contra su cliente.

Haciendo un esfuerzo por mantener la atención de los jurados,  Lichtman preguntó si ellos no le creían a los cooperantes del gobierno, entonces no podían emitir un veredicto de culpabilidad contra Guzmán, quien desde la mesa de la defensa seguía viendo a su histriónico abogado con señal de aprobación y alegría.

Lichtman preguntaba ¿cómo podrían alguien creer en esos testigos mentirosos?. “Si la evidencia de la fiscalía es tan buena, ¿por qué tienen que poner a estos mentirosos en el estrado?”
El abogado sostuvo que la estrategia real del gobierno, era que el jurado tuviera “fe ciega” en todas sus pruebas. “Somos el gobierno, lo que decimos  es lo que cuenta!. Llenen la hoja de cargos, y ya condenado “.

Mirándolos a los ojos, le dijo a los jurados que ellos eran demasiado inteligentes para creer lo que el gobierno les decía. Allí acusó a los gobiernos mexicano, y al de Estados Unidos de ser corruptos. Ustedes han visto a lo largo de este juicio cómo la corrupción alimentó el narcotráfico desde México.
En sus intentos de humanizar a Guzmán el abogado preguntó a los jurados les dijo que él “también es un ser humano”, a la vez que se paraba detrás del acusado, colocando su mano izquierda por encima del hombro en señal de apoyo irrestricto y explicando que el Chapo no podía abrazar a sus hijas. 

Como si estuviera intimidando con los jurados les dijo que los testigos cooperantes, quienes son narcotraficantes y asesinos, lo que hicieron fue corroborar las evidencias de los fiscales a cambio de recibir acuerdos “cariñosos” . Inmediatamente señaló que todos los que hablaron contra su cliente serían liberados de la cárcel por ayudar a capturar el mítico “El Chapo”.

Luego trató de generar resquemor, al asegurarles que el gobierno le daba premios a la gente mala “¿Es ese el país en el que pensabas que estabas viviendo?”, Preguntó.
Seguidamente les dijo que ellos eran los únicos que podían actuar. 
Con la voz entrecortada, le dijo a los jurados: “No tienen que ceder al mito del Chapo y simplemente condenar”.
La fiscalía rompe al estrategia de la defensa

Una vez que concluyó Lichtman, la fiscal Amanda Liskamm refutó los argumentos acotando a los jurados que ese no era el juicio del Mayo Zambada ni del gobierno de Estados Unidos como lo quería hacer entender el abogado sino que era el juicio contra el acusado a quien señaló el repetidas ocasiones.

“Para creer en la defensa, debes creer que el acusado es el hombre más desafortunado del mundo. Tienes que creer que los 14 testigos que cooperaron formaron parte del cártel de Sinaloa en diferentes períodos de esta historia. “La defensa apunta con el dedo a todas partes, pero  la evidencia apunta al acusado”.

Liskamm dijo que de manera conveniente la defensa solo aceptaba como válido las piezas de testimonio que les ayudaba a mantener su tesis que Guzmán es un hombre sin recursos económico, sin propiedades, sin fortuna.
Guzmán, de 61 años, enfrenta 10 cargos criminales. Se le acusa de vender cientos de toneladas de cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana; conspirando para asesinar a una serie de rivales; y dirigir  de manera contra una empresa criminal.

El juez del caso, Bryan Cogan anunció que el jurado comience a deliberar el lunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.