Emma Coronel era la mensajera del Chapo y lo ayudó a escapar de la cárcel mexicana en 2014

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Emma Coronel actúo como mensajera del capo y estaba al tanto de las actividades ilegales de la empresa criminal que dirigía su marido, según se desprende del testimonio del narcotraficante y ahora testigo del gobierno, Dámaso López, conocido como “El Licenciado” quien en su segundo día en el estrado confesó que sostuvo varias reuniones con su comadre Emma cuando Guzmán estaba preso en la cárcel del Altiplano en México en 2014.
Esta es la segunda vez que Coronel aparece nombrada en el juicio del Chapo. La primera por el agente especial de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos, Víctor Vázquez, cuando explicaba al jurado cómo había sido capturado Joaquín Guzmán Loera en operación conjunta con la Marina mexicana en el hotel Miramar  en Mazatlán.

López ofreció una serie de detalles de cómo se había planeado la fuga del Chapo entre 2014 y 2015, cuando se escapó de una cárcel de máxima seguridad a través de un túnel construido en base a sus instrucciones por debajo de un desagüe.

El testigo quien es el padrino de bautizo de una de las gemelas de Guzmán y Coronel, dijo que cuando su compadre estaba preso le envió mensajes y cartas con Emma, y que  con su presencia se habían hecho reuniones a donde asistieron los cuatro hijos de Guzmán y planearon construir un túnel de 1.5 km.

La esposa del Chapo es ciudadana estadounidense y mexicana, nació en California. En agosto de 2011 tuvo sus hijas gemelas con Guzmán en territorio norteamericano. Hasta el momento ni las autoridades estadounidenses ni las de México han acusado a Emma Coronel formalmente de haber participado en la industria criminal de su marido.

Cuando López hablaba al jurado, se observó a la mujer a ratos seria, y otras sonriendo cuando conversaba con una mujer rubia que la acompañaba. Por un momento se apoyó sobre la banca, y se le vio jugando con su larga cabellera negra.

El testigo aseguró que su comadre Emma le entregaba los recados de Guzmán y que se veían con frecuencia en Culiacán. El Chapo le pidió a López a través de Coronel que colaborara con él para preparar la fuga de la cárcel y él aceptó participar en el plan que culminó exitosamente con la huída del prisionero a través del túnel.
Contó que Guzmán le había pedido que buscara una persona para enviar a Toluca, a un lugar cerca del penal. Entonces envió a su cuñado para que hablara con los guardias de la prisión para que colaboraran gracias al pago de sobornos.

El testigo también fue requerido por el acusado para que ubicara y rentara una bodega en un pueblo adyacente a la cárcel del Altiplano. Igualmente le pidió que consiguiera armas y una camioneta Pick up blindada que usarían para el escape.

Dijo que las reuniones se hicieron con los hijos de Guzmán y que entre todos habían prepararon los detalles del plan basado en las instrucciones del Chapo. Comentó que compraron un terreno en los alrededores de la prisión y empezaron a construir el túnel. 

Entre las anécdotas comentó que la construcción generaba mucho ruido, y que supo por el Chapo que los prisioneros se quejaban por las molestias y que escuchaban los sonidos fuertes que se hacían en oportunidades insoportables.


López comentó que entre los requerimientos de Guzmán estaba un reloj con GPS que ingresaron al penal para poder ubicar a través del mismo las coordenadas exactas donde estaba ubicada la celda donde dormía el Chapo.

El objetivo se logró y López contó que habían buscando una motocicleta que era manejada con una carrucha por un trabajador del Chapo y que era jalada por los rieles internos y que les permitió salir a la superficie. Posteriormente, Guzmán habría sido recorrido por otra moto de cuatro ruedas que era conducida por el hermano de Emma Coronel, llamado Edgar Coronel Aispuro y que lo llevó hasta la bodega que había conseguido el testigo.

Desde aquel lugar fue llevado vía aérea a a La Tuna en julio de 2015. las montañas de Sinaloa donde estuvo oculto por unos meses hasta que fue nuevamente detenido en enero de 2016.

Cuando fue detenido y devuelto al penal, pero poco tiempo después  fue trasladado a otra prisión. Guzmán planeó otro escape, para lo cual pagó un soborno de USD 2 millones a al director del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de México para que lo regresa al penal del Altiplano donde pensaba construir otro túnel para lo cual instruyó al testigo, a sus hijos, a través de su diligente esposa que buscaran los terrenos cercanos a la cárcel nuevamente.

El plan fue frustrado porque el Chapo fue extraditado a los Estados Unidos.

Cuando le tocó el turno a la defensa que intentó descalificarlo frente al jurado, el abogado Eduardo Balarezo sugirió a López que él había ordenado el asesinato del periodista mexicano Javier Valdez. 

El testigo sostuvo que no sabía quién había dado la orden e asesinar al comunicador pero que pensaba que habían sido los hijos mayores de su compadre Alfredo e Iván.

Mientras el defensor esculcaba en papeles y datos que le entregaban sus asistentes, el testigo comentó que aunque no estaba seguro pensaba que Alfredo e Iván estaban molestos por la manera cómo el periodista había los había presentado en una entrevista que le hizo a Guzmán. Supuestamente, los hijos de Guzmán le pidieron al comunicador no publicar la nota, pero no tuvieron éxito y tras la publicación Valdez fue asesinado.

El juicio de Guzmán está en su etapa final. Hasta el momento han subido al estrado 52 personas a testificar en contra del acusado, siendo los principales testigos: Jesús Reynaldo Zambada García, Miguel Ángel Martínez Martínez,  Juan Carlos Ramírez Abadía, German Rosero, Tirso Martínez Sánchez, Jorge Cifuentes Villa, Pedro Flores, Vincente Zambada Niebla, Alexander Cifuentes Villa,
Víctor Vásquez, Lucero Guadalupe Sánchez López y Dámaso López Nuñez. 

Para mañana se tiene prevista la comparecencia del piloto que sirvió a Guzmán apodado Cachimba.
López cumple cadena perpetua en una prisión estadounidense por tráfico de drogas y espera con su cooperación una reducción de pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.